QUIENES SOMOS
 

English

 


La Trata de Personas es una importante actividad criminal, y una violación a los derechos humanos, que tiene lugar en casi todos los países del hemisferio occidental. La Trata de Personas implica la explotación de victimas, generalmente en trabajos forzados o en la actividad comercial sexual, por una organización criminal o “tratante”. La Trata puede implicar el traslado de las victimas por los tratantes de un país a otro, pero ese traslado internacional no es un requisito para su existencia. La Trata de Personas puede ocurrir dentro de un mismo país.

Siendo un problema global, la Trata de Personas no es un fenómeno nuevo, y aspectos de la Trata se encuentran prohibidos por diversas convenciones internacionales. La comunidad internacional ha definido con precisión y proscrito estas practicas en el Protocolo contra la Trata de Personas de la Convención contra el Crimen Organizado de la ONU (Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la Trata de Personas, especialmente mujeres y niños).

La mayoría de los expertos coinciden en que la Trata de Personas es un problema en expansión en el hemisferio occidental, aunque dada la naturaleza clandestina de esta actividad criminal resulta difícil obtener información precisa al respecto. A medida que una mayor proporción de la población mundial ve la emigración como una forma de encontrar mejores perspectivas económicas, más y más gente migra en busca de oportunidades laborales y mejor calidad de vida. Muchos de estos emigrantes abandonan sus hogares y son vulnerables a la explotación. La Trata de Personas también ocurre en el contexto de las migraciones internas de los países, donde las personas emigran de las áreas rurales hacia los centros urbanos. Resumiendo, tanto las migraciones internacionales como internas producen victimas de la Trata de Personas, las cuales se encuentran en situaciones de servidumbre domestica, trabajos forzados, y explotación sexual.

Sin embargo, las migraciones no son un pre-requisito de la Trata de Personas. Frecuentemente, las victimas de la Trata de Personas son niños (menores de 18 años) quienes terminan involucrados en redes de prostitución organizada y otras formas de explotación sexual como la pornografía infantil. Legalmente, un niño no tiene capacidad para consentir la práctica sexual comercial, organizada por terceros, y esta explotación de los niños siempre califica como una forma de Trata de Personas de acuerdo a la convención internacional. La explotación sexual comercial de niños también puede tener lugar en el contexto del turismo sexual, un área de creciente preocupación en el hemisferio.

El hemisferio occidental solo recientemente comenzó a abordar el tema de la Trata de Personas. La decisión de la Asamblea General en sus resoluciones 1948 y 2019 de designar un Coordinador contra la Trata de Personas ha sentado un precedente en la determinación de la región para combatir este flagelo. La OEA ha reconocido la importancia de este tema y el potencial de daño que la Trata de Personas puede causar. En breve, la Trata de Personas afecta al bienestar social, la legalidad, la salud pública y la economía de la región y debe ser combatida.
 

   
Nuestra Estrategia
 


La Trata de Personas se ha convertido en un problema creciente para la región, y no puede ser resuelto en forma unilateral. La estrategia para combatir la Trata de Personas requiere combinar esfuerzos nacionales, medidas bilaterales, y la cooperación multilateral. La principal meta de la Sección contra la Trata de Personas es llevar a cabo medidas contra la Trata con una perspectiva regional, lo que permite a la OEA enfocar este problema en una forma difícil de lograr para el gobierno de un solo país. La Sección provee la información logística necesaria para seminarios de entrenamiento, asistencia técnica a gobiernos, intercambio de información, y propuestas. En esta misma línea, la Sección desarrolla nueva información, monitorea nueva literatura sobre el tema, y cataloga los reportes y documentos existentes.

El foco de los esfuerzos contra la Trata de Personas consiste en:

Crear conciencia y ampliar el conocimiento sobre el problema de la Trata de Personas;
Compartir información con los gobiernos y la sociedad civil;
Identificar políticas que ayuden a disminuir la Trata de Personas;
Trabajar con funcionarios y oficiales en la implementación de medidas concretas contra la Trata de personas; y
Identificar nuevos colaboradores y recursos financieros para la lucha contra la Trata de Personas en el hemisferio

Para esto, se trabaja en 4 áreas claves:

Fomentar acciones de los gobiernos a nivel nacional;
Promover mejores y mas efectivas practicas en la prevención, protección, investigación y juzgamiento de la Trata de Personas;
Sumar nuevos aliados para el hemisferio;
Implementar los proyectos y programas de entrenamiento existentes de la OEA contra la Trata de Personas, así como el desarrollo de nuevos proyectos y programas
   
   
Contactos
 
Fernando García-Robles
Coordinador de la OEA contra la Trata de Personas
 
Cristian G. Taboada
Especialista