Multilateral Treaties

 A-31: CONVENCION SOBRE DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO (CODIGO BUSTAMANTE)        


      ADOPTADO EN: LA HABANA, CUBA                                              

            FECHA: 02/20/28

CONF/ASAM/REUNION: SEXTA CONFERENCIA INTERNACIONAL AMERICANA                    

 ENTRADA EN VIGOR:   /  /    PARA CADA PAIS TREINTA DIAS DESPUES DEL DEPOSITO DE
                             LA RESPECTIVA RATIFICACION, CONFORME AL ARTICULO 4 
                             DE LA CONVENCION                                   

      DEPOSITARIO: MINISTERIO DE ESTADO DE CUBA (INSTRUMENTO ORIGINAL),         
                   SECRETARIA GENERAL OEA (RATIFICACIONES)                      
                           ,           ,
            TEXTO: SERIE SOBRE DERECHO Y TRATADOS, OEA, NO. 23                  

     REGISTRO ONU:   /  /    No.         Vol.       

    OBSERVACIONES:                                                                  

                INFORMACION GENERAL DEL TRATADO: A-31                

===============================================================================
PAISES SIGNATARIOS         FECHA   REF RA/AC/AD REF  DEPOSITO INST  INFORMA REF
===============================================================================
Argentina ...........   02/20/28  R 1    /  /           /  /          /  /     
Bolivia .............   02/20/28       01/20/32  R a  03/09/32 RA     /  /     
Brasil ..............   02/20/28  R 2  06/25/29  R b    /  /   RA     /  /     
Chile ...............   02/20/28 D  4  07/14/33  R d  09/06/33 RA     /  /     
Colombia ............   02/20/28 D  3    /  /           /  /          /  /     
Costa Rica ..........   02/20/28 D  3  02/04/30  R c  02/27/30 RA     /  /     
Cuba ................   02/20/28       03/28/28       04/20/28 RA     /  /     
Ecuador .............   02/20/28 D  5  04/15/33  R e  05/31/33 RA     /  /     
El Salvador .........   02/20/28  R 6  09/25/31  R f  11/16/31 RA     /  /     
Guatemala ...........   02/20/28 D  7  09/09/29       11/09/29 RA     /  /     
Haiti ...............   02/20/28       01/07/30  R g  02/06/30 RA     /  /     
Honduras ............   02/20/28       04/04/30       05/20/30 RA     /  /     
México ..............   02/20/28         /  /           /  /          /  /     
Nicaragua ...........   02/20/28 D  8  12/17/29       02/28/30 RA     /  /     
Panamá ..............   02/20/28 D  9  09/26/28       10/26/28 RA     /  /     
Paraguay ............   02/20/28  R10    /  /           /  /          /  /     
Perú ................   02/20/28       01/08/29       08/19/29 RA     /  /     
República Dominicana    02/20/28  R11  02/04/29  R h  03/12/29 RA     /  /     
Uruguay .............   02/20/28  R12    /  /           /  /          /  /     
Venezuela ...........   02/20/28       12/23/31  R i  03/12/32 RA     /  /     
===============================================================================
REF = REFERENCIA                                     INST = TIPO DE INSTRUMENTO
      D = DECLARACION                                       RA = RATIFICACION
      R = RESERVA                                           AC = ACEPTACION
INFORMA = INFORMACION REQUERIDA POR EL TRATADO              AD = ADHESION
                                                                              
                                                                              
       A-31. CONVENCION SOBRE DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO                   
                        (CODIGO BUSTAMANTE)                                   
                                                                              
                                                                              
1.    Argentina:                                                              
                                                                              
      (Reserva hecha al firmar la Convención)                                 
                                                                              
      La Delegación argentina deja constancia de las siguientes               
reservas que formula al Proyecto de Convención de Derecho                     
Internacional Privado sometido a estudio de la Sexta Conferencia              
Internacional Americana:                                                      
                                                                              
      1. Entiende que la Codificación del Derecho Internacional               
Privado debe ser "gradual y progresiva", especialmente respecto de            
las instituciones que presentan en los Estados americanos, identidad          
o analogía de caracteres fundamentales.                                       
                                                                              
      2. Mantiene la vigencia de los Tratados de Derecho Civil                
Internacional, Derecho Penal Internacional, Derecho Comercial                 
Internacional y Derecho Procesal Internacional, sancionados en                
Montevideo el año 1889, con sus Convenios y Protocolos respec-                
tivos.                                                                        
                                                                              
      3. No acepta principios que modifiquen el sistema de la "ley            
del domicilio", especialmente en todo aquello que se oponga al texto          
y espíritu de la legislación civil argentina.                                 
                                                                              
      4. No aprueba disposiciones que afecten, directa o                      
indirectamente, el principio sustentado por las legislaciones civil           
y comercial de la República Argentina, de que, "las personas                  
jurídicas deben exclusivamente su existencia a la ley del Estado que          
las autorice y por consiguiente no son ni nacionales ni extranjeras;          
sus funciones se determinan por dicha ley de conformidad con los              
preceptos derivados del "domicilio" que ella les reconoce".                   
                                                                              
      5. No acepta principios que admitan o tiendan a sancionar el            
divorcio "ad vinculum."                                                       
                                                                              
      6. Acepta el sistema de la "unidad de las sucesiones" con la            
limitación derivada de la "lex rei sitae" en materia de bienes                
inmuebles.                                                                    
                                                                              
      7. Admite todo principio que tienda a reconocer en favor de la          
mujer, los mismos derechos civiles conferidos al hombre mayor de              
edad.                                                                         
                                                                              
      8. No aprueba aquellos principios que modifiquen el sistema             
del "jus soli" como medio de adquirir la nacionalidad.                        
                                                                              
      9. No admite preceptos que resuelvan conflictos relativos a la          
"doble nacionalidad" con perjuicio de la aplicación exclusiva del             
"jus soli".                                                                   
                                                                              
      10. No acepta normas que permitan la intervención de agentes            
diplomáticos y consulares, en los juicios sucesorios que interesen            
a extranjeros, salvo los preceptos ya establecidos en la República            
Argentina y que rigen esa intervención.                                       
                                                                              
      11. En el régimen de la Letra de Cambio y Cheques en general,           
no admite disposiciones que modifiquen criterios aceptados en                 
Conferencias Universales, como las de La Haya de 1910 y 1912.                 
                                                                              
      12. Hace reserva expresa de la aplicación de la "ley del                
pabellón" en cuestiones relativas al Derecho Marítimo, especialmente          
en lo que atañe al contrato de fletamento y a sus consecuencias               
jurídicas, por considerar que deben someterse a la ley y                      
jurisdicción del país del puerto de destino.                                  
                                                                              
      Este principio fué sostenido con éxito por la rama argentina            
de la International Law Association en la 31a. sesión de ésta y               
actualmente es una de las llamadas "reglas de Buenos Aires."                  
                                                                              
      13. Reafirma el concepto de que los delitos cometidos en                
aeronaves, dentro del espacio aéreo nacional o en buques mercantes            
extranjeros, deberán juzgarse y punirse por las autoridades y leyes           
del Estado en que se encuentran.                                              
                                                                              
      14. Ratifica la tesis aprobada por el Instituto Americano de            
Derecho Internacional, en su sesión de Montevideo de 1927, cuyo               
contenido es el siguiente:                                                    
                                                                              
      "La nacionalidad del reo no podrá ser invocada como causa para          
denegar su extradición".                                                      
                                                                              
      15. No admite principios que reglamenten las cuestiones                 
internacionales del trabajo y situación jurídica de los obreros en            
mérito de las razones expuestas, cuando se discutió el Artículo 198           
del Proyecto de Convención de Derecho Civil Internacional, en la              
Junta Internacional de Jurisconsultos, Asamblea de Río de Janeiro de          
1927.                                                                         
                                                                              
      La Delegación argentina hace presente que, como ya lo ha                
manifestado en la Honorable Comisión No. 3, ratificada en la Sexta            
Conferencia Internacional Americana, los votos emitidos y actitud             
asumida por la Delegación argentina en la Asamblea de la Junta                
Internacional de Jurisconsultos, celebrada en la ciudad de Río de             
Janeiro, en los meses de abril y mayo de 1927.                                
                                                                              
2.    Brasil:                                                                 
                                                                              
      (Reservas hechas al firmar la Convención)                               
                                                                              
      Rechazada la enmienda substitutiva que propuso para el                  
Artículo 53, la Delegación de Brasil niega su aprobación al Artículo          
52 que establece la competencia de la ley del domicilio conyugal              
para regular la separación de cuerpos y el divorcio, así como                 
también al Artículo 54.                                                       
                                                                              
3.    Colombia y Costa Rica:                                                  
                                                                              
      (Declaraciones hechas al firmar la Convención)                          
                                                                              
      Las delegaciones de Colombia y Costa Rica suscriben el Código           
de Derecho Internacional Privado de una manera global con la reserva          
expresa de todo cuanto pueda estar en contradicción con la                    
legislación colombiana y la costarricense.                                    
                                                                              
      En lo relativo a personas jurídicas nuestra opinión es que,             
ellas deben estar sometidas a la ley local para todo lo que se                
refiera a "su concepto y reconocimiento", como lo dispone sabiamente          
el Artículo 32 del Código, en contradicción (por lo menos aparente)           
con otras disposiciones del mismo como los artículos 16 a 21.  Para           
las legislaciones suscritas, las personas jurídicas no pueden tener           
nacionalidad ni de acuerdo con los principios científicos ni en               
conformidad con las más altas y permanentes conveniencias de                  
América.  Habría sido preferible que en el Código que vamos a                 
expedir, se hubiese omitido todo cuanto pueda servir para afirmar             
que las personas jurídicas, singularmente las sociedades de                   
capitales, tienen nacionalidad.                                               
                                                                              
      Las delegaciones suscritas al aceptar la transacción                    
consignada en el Artículo 7 entre las doctrinas europeas de la                
personalidad del derecho y la genuinamente americana del domicilio            
para regir el estado civil y la capacidad de las personas en derecho          
internacional privado, declaran que aceptan esa transacción para no           
retardar la expedición del código que todas las naciones de América           
esperan hoy como una de las obras más trascendentales de esta                 
Conferencia,  pero afirman enfáticamente que esta transacción debe            
ser transitoria porque la unidad jurídica del Continente tiene que            
verificarse en torno a la ley del domicilio, única que salvaguarda            
eficazmente la soberanía e independencia de los pueblos de América.           
Pueblos de inmigración como son o habrán de ser todas estas                   
repúblicas, no pueden mirar sin suprema inquietud que los                     
inmigrantes europeos traigan la pretensión de invocar en América sus          
propias leyes de origen para gobernar aquí su estado civil de                 
capacidad para contratar. Admitir esta posibilidad (que consagra el           
principio de la ley nacional, reconocido parcialmente en el Código)           
es crear en América un estado dentro del Estado y ponernos casi bajo          
el régimen de las capitulaciones que Europa impuso durante siglos a           
las naciones del Asia, por ella consideradas como inferiores en sus           
relaciones internacionales. Las delegaciones suscritas hacen votos            
por que muy pronto desaparezcan de las legislaciones americanas               
todas las huellas de las teorías (más políticas que jurídicas)                
preconizadas por Europa para conservar aquí la jurisdicción sobre             
sus nacionales establecidos en las libres tierras de América y                
espera que la legislación del continente se unifique de acuerdo con           
los principios que someten al extranjero inmigrante al imperio                
irrestricto de las leyes locales.  Con la esperanza, pues, de que en          
breve la ley del domicilio será la que rija en América el estado              
civil y la capacidad de las personas, y en la seguridad de que ella           
será uno de los aspectos más característicos del Panamericanismo              
jurídico que todos anhelamos crear, las delegaciones suscritas votan          
el Código de Derecho Internacional Privado y aceptan la transacción           
doctrinaria en que él se inspira.                                             
                                                                              
      Refiriéndose a las disposiciones sobre el divorcio, la                  
Delegación colombiana formula su reserva absoluta en cuanto regula            
el divorcio por la ley del domicilio conyugal, porque considera que           
para tales efectos y dado el carácter excepcionalmente                        
transcendental y sagrado del matrimonio (base de la sociedad y del            
Estado mismo), Colombia no puede aceptar dentro de su territorio la           
aplicación de legislaciones extrañas.                                         
                                                                              
      Las delegaciones quieren, además, hacer constar su admiración           
entusiasta por la obra fecunda del doctor Sánchez de Bustamante que           
este Código representa en sus 500 artículos concebidos en cláusulas           
lapidarias que bien pudieran servir como dechado para los                     
legisladores de todos los pueblos.  De hoy más el doctor Sánchez de           
Bustamante será no sólo uno de los hijos más esclarecidos de Cuba,            
sino uno de los más eximios ciudadanos de la gran patria americana            
que puede con justicia ufanarse de producir hombres de ciencias y             
estadistas tan egregios como el autor del Código de Derecho                   
Internacional Privado que hemos estudiado y que la Sexta Conferencia          
Internacional Americana va a sancionar en nombre de la América                
entera.                                                                       
                                                                              
4.    Chile:                                                                  
                                                                              
      (Declaración hecha al firmar la Convención)                             
                                                                              
      La Delegación de Chile se complace en presentar sus más                 
calurosas felicitaciones al eminente y sabio jurisconsulto                    
americano, señor Antonio Sánchez de Bustamente, por la magna labor            
que ha realizado redactando un proyecto de Código de Derecho                  
Internacional Privado, destinado a regir las relaciones entre los             
Estados de América.  Este trabajo es una contribución preciosa para           
el desarrollo del panamericanismo jurídico, que todos los países del          
Nuevo Mundo desean ver fortalecido y desarrollado.  Aun cuando esta           
obra grandiosa de la codificación no puede realizarse en breve                
espacio de tiempo, porque necesita de la madurez y de la reflexión            
de los Estados que en ella van a participar, la Delegación de Chile           
no será un obstáculo para que esta Conferencia Panamericana apruebe           
un Código de Derecho Internacional Privado; pero salvará su voto en           
las materias y en los puntos que estime conveniente, en especial, en          
los puntos referentes a su política tradicional o a su legislación            
nacional.                                                                     
                                                                              
5.    Ecuador:                                                                
                                                                              
      (Declaración hecha al firmar la Convención)                             
                                                                              
      La Delegación del Ecuador, tiene el honor de suscribir por              
entero la Convención del Código de Derecho Internacional Privado en           
homenaje al doctor Bustamente.  No cree necesario puntualizar                 
reserva alguna, dejando a salvo, tan sólo, la facultad general                
contenida en la misma Convención, que deja a los gobiernos la                 
libertad de ratificarla.                                                      
                                                                              
6.    El Salvador:                                                            
                                                                              
      (Reservas hechas al firmar la Convención)                               
                                                                              
      Reserva primera: especialmente aplicable a los Artículos 44,            
146, 176, 232 y 233:                                                          
                                                                              
      En cuanto se refiere a las incapacidades que puedan tener los           
extranjeros conforme a su ley personal para testar, contratar,                
comparecer en juicio, ejercer el comercio o intervenir en actos o             
contratos mercantiles, se hace la reserva de que en El Salvador               
dichas incapacidades no serán reconocidas en los casos en que los             
actos o contratos han sido celebrados en El Salvador, sin                     
contravención a la ley salvadoreña y para tener efectos en su                 
territorio nacional.                                                          
                                                                              
      Reserva segunda: aplicable al Artículo 187, párrafo final:              
                                                                              
      En caso de comunidad de bienes impuesta a los casados como ley          
personal por un Estado extranjero, sólo será reconocida en El                 
Salvador, si se confirma por contrato entre las partes interesadas,           
cumpliéndose todos los requisitos que la ley salvadoreña determina,           
o determine en lo futuro, con respecto a bienes situados en El                
Salvador.                                                                     
                                                                              
      Reserva Tercera: especialmente aplicable a los Artículos 327,           
328, y 329:                                                                   
                                                                              
      Reserva de que no será admisible, en cuanto concierne a El              
Salvador, la jurisdicción de jueces o tribunales extranjeros en los           
juicios y diligencias sucesorales y en los concursos de acreedores            
y quiebra en todos los casos en que afecten bienes inmuebles                  
situados en El Salvador.                                                      
                                                                              
7.    Guatemala:                                                              
                                                                              
      (Declaración hecha al firmar la Convención)                             
                                                                              
      Guatemala ha adoptado en su legislación civil, el sistema del           
domicilio, pero aunque así no fuera, los artículos conciliatorios             
del Código hacen armonizar perfectamente cualquier conflicto que              
pudiera suscitarse entre los diferentes Estados, según las escuelas           
diversas a que hayan sido afiliados.                                          
      En consecuencia, pues, la Delegación de Guatemala se acomoda            
perfectamente a la modalidad que con tanta ilustración, prudencia,            
genialidad y criterio científico, campean en el Proyecto de Código            
de Derecho Internacional Privado y quiere dejar constancia expresa            
de su aceptación absoluta y sin reservas de ninguna especie.                  
                                                                              
8.    Nicaragua:                                                              
                                                                              
      (Declaraciones hechas al firmar la Convención)                          
                                                                              
      Nicaragua en materias que ahora o en lo futuro considere de             
algún modo sujetas al Derecho Canónico no podrá aplicar las                   
disposiciones del Código de Derecho Internacional Privado que                 
estuvieren en conflicto con aquel Derecho.                                    
                                                                              
      Declara que como lo expresó verbalmente en varios casos                 
durante la discusión, algunas de las disposiciones del Código                 
aprobado están en desacuerdo con disposiciones expresas de la                 
legislación de Nicaragua o con principios que son bases de esa                
legislación; pero como un debido homenaje a la obra insigne del               
ilustre autor de aquel Código, prefiere en vez de puntualizar las             
reservas del caso, hacer esta declaración y dejar que los poderes             
públicos de Nicaragua formulen tales reservas o reformen hasta donde          
sea posible la legislación nacional en los casos de                           
incompatibilidad.                                                             
                                                                              
9.    Panamá:                                                                 
                                                                              
      (Declaración hecha al firmar la Convención)                             
                                                                              
      Al emitir su voto en favor del Proyecto de Código de Derecho            
Internacional Privado en la sesión celebrada por esta Comisión el             
día 27 de enero último, la Delegación de la República de Panamá               
manifestó que oportunamente presentaría las reservas que creyere              
necesarias, si a ello hubiere lugar.  Esta actitud de la Delegación           
de Panamá obedeció a ciertas dudas que abrigaba respecto del alcance          
y extensión de algunas de las disposiciones contenidas en el                  
Proyecto, especialmente en lo relativo a la aplicación de la ley              
nacional del extranjero residente en el país, lo cual habría dado             
lugar a un verdadero conflicto, ya que en la República de Panamá              
impera el sistema de la ley territorial desde el momento mismo en             
que se constituyó como estado independiente. Sin embargo, la                  
Delegación panameña estima que todas las dificultades que pudieran            
presentarse en esta delicada materia han sido previstas y quedarán            
sabiamente resueltas por medio del Artículo 7 del Proyecto, según el          
cual "cada Estado contratante aplicará como leyes personales las del          
domicilio o las de la nacionalidad, según el sistema que haya                 
adoptado o adopte en lo adelante la legislación interior." Como               
todos los demás Estados que suscriban y ratifiquen la Convención              
respectiva, Panamá quedará, pues, en plena libertad de aplicar su             
propia ley, que es la territorial.                                            
                                                                              
      Entendidas así las cosas, a la Delegación de Panamá le es               
altamente grato declarar, como lo hace en efecto, que le imparte su           
aprobación al Proyecto de Código de Derecho Internacional Privado,            
o al Código Bustamente que es como debería llamarse en homenaje a su          
autor, sin reservas de ninguna clase.                                         
                                                                              
                                                                              
10.   Paraguay:                                                               
                                                                              
      (Reservas hechas al firmar la Convención)                               
                                                                              
      1. Hace la declaración de que el Paraguay mantiene su adhesión          
a los Tratados de Derecho Civil Internacional, Derecho Comercial              
Internacional, Derecho Penal Internacional y Derecho Procesal                 
Internacional que fueron sancionados en Montevideo en 1888 y 1889,            
con los Convenios y Protocolos que los acompañan.                             
                                                                              
      2. No está conforme en modificar el sistema de la "Ley del              
domicilio" consagrado por la legislación civil de la República.               
                                                                              
      3. Mantiene su adhesión al principio de su legislación de que           
las personas jurídicas deben exclusivamente su existencia a la Ley            
del Estado que las autoriza y que, por consiguiente, no son                   
nacionales ni extranjeras; sus funciones están señaladas por la ley           
especial, de acuerdo con los principios derivados del domicilio.              
                                                                              
      4. Admite el sistema de la "unidad de las sucesiones", con la           
limitación derivada de la "Lex rei sitae" en materia de bienes                
inmuebles.                                                                    
                                                                              
      5. Está conforme con todo principio que tienda a reconocer en           
favor de la mujer los mismos derechos civiles acordados al hombre             
mayor de edad.                                                                
                                                                              
      6. No acepta los principios que modifiquen el sistema del "Jus          
soli" como medio de adquirir la nacionalidad.                                 
                                                                              
      7. No está conforme con los preceptos que resuelvan el                  
problema de la "doble nacionalidad" con perjuicio de la aplicación            
exclusiva del "jus soli".                                                     
                                                                              
      8. Se adhiere al criterio aceptado en conferencias universales          
sobre el régimen de la Letra de Cambio y Cheques.                             
                                                                              
      9. Hace reserva de la aplicación de la "Ley del pabellón" en            
cuestiones relativas al Derecho Marítimo.                                     
                                                                              
      10. Está conforme con que los delitos cometidos en aeronaves,           
dentro del espacio aéreo nacional o en buques mercantes extranjeros,          
deben ser juzgados por los tribunales del Estado en que se                    
encuentren.                                                                   
                                                                              
                                                                              
11.   República Dominicana:                                                   
                                                                              
      (Reservas hechas al firmar la Convención)                               
                                                                              
      1. La Delegación de la República Dominicana desea mantener el           
predominio de la Ley Nacional en aquellas cuestiones que se refieren          
al estado y capacidad de los dominicanos, en donde quiera que éstos           
se encuentren, por lo cual no puede aceptar sino con reservas,                
aquellas disposiciones del Proyecto de Codificación en que se da              
preeminencia a la "ley del domicilio" o a la ley local; todo ello,            
no obstante el principio conciliador enunciado en el Artículo 7 del           
Proyecto del cual es una aplicación el Artículo 53 del mismo.                 
                                                                              
      2. En cuanto a la nacionalidad, título 1 del libro 1, Artículo          
9 y siguientes, establecemos una reserva, en lo que toca, primero,            
a la nacionalidad de las sociedades, y segundo, muy especialmente al          
principio general de nuestra constitución política según el cual a            
ningún dominicano se le reconocerá otra nacionalidad que la                   
dominicana mientras resida en el territorio de la República.                  
                                                                              
      3. En cuanto al domicilio de las sociedades extranjeras,                
cualesquiera que fueren sus estatutos y el lugar en que lo hubieren           
fijado, o en que tuvieren su principal establecimiento, etcétera,             
reservamos este principio de orden político en la República                   
Dominicana; cualquier persona física o moral que ejerza actos de la           
vida jurídica en su territorio, tendrá por domicilio el lugar donde           
tenga un establecimiento, una agencia o un representante cualquiera.          
Este domicilio es atributivo de jurisdicción para los tribunales              
nacionales en aquellas relaciones jurídicas que se refieran a "actos          
intervenidos en el país cualesquiera que fuere la naturaleza de               
ellos".                                                                       
                                                                              
                                                                              
12.   Uruguay:                                                                
                                                                              
      (Reservas hechas al firmar la Convención)                               
                                                                              
      La Delegación del Uruguay hace reservas tendientes a que el             
criterio de esa Delegación sea coherente con el sustentado en la              
Junta de Jurisconsultos de Río de Janeiro por el doctor Pedro                 
Varela, Catedrático de la Facultad de Derecho de su país. Las                 
mantiene declarando que el Uruguay presta su aprobación al Código en          
general.                                                                      
                                                                              
a.    Bolivia:                                                                
                                                                              
      (Reservas hechas al ratificar la Convención)                            
                                                                              
      Con las reservas formuladas por la Delegación boliviana,                
respecto a los artículos que se hallen en desacuerdo con la                   
legislación del país y los tratados internacionales suscritos por             
Bolivia.                                                                      
                                                                              
b.    Brasil:                                                                 
                                                                              
      (Reservas hechas al ratificar la Convención)                            
                                                                              
      Con las reservas formuladas al firmar la Convención.                    
                                                                              
c.    Costa Rica:                                                             
                                                                              
      (Reservas hechas al ratificar la Convención)                            
                                                                              
      Con las reservas que en el acta respectiva consignó la                  
Delegación de Costa Rica, entendiéndose que en cuanto a nuestra               
legislación esa reserva comprende no sólo la vigente, sino la que             
pueda dictarse en lo futuro.                                                  
                                                                              
d.    Chile:                                                                  
                                                                              
      (Reservas hechas al ratificar la Convención)                            
                                                                              
      Con la reserva formulada por los Delegados de Chile y además,           
de que, ante el Derecho chileno y con relación a los conflictos que           
se produzcan entre la legislación chilena y alguna extranjera, los            
preceptos de la legislación actual o futura de Chile, prevalecerán            
sobre dicho Código, en caso de desacuerdo entre unos y otros.                 
                                                                              
e.    Ecuador:                                                                
                                                                              
      (Reservas hechas al ratificar la Convención)                            
                                                                              
      En cuanto no se oponga a la Constitución y Leyes de la                  
República.                                                                    
                                                                              
f.    El Salvador:                                                            
                                                                              
      (Reservas hechas al ratificar la Convención)                            
                                                                              
      Primera: especialmente aplicable a los Artículos 44, 146, 176,          
232, y 233:                                                                   
                                                                              
      En cuanto se refiere a las incapacidades que puedan tener los           
extranjeros conforme a su ley personal para testar, contratar,                
comparecer en juicio, ejercer el comercio o intervenir en actos o             
contratos mercantiles, se hace la reserva de que en El Salvador               
dichas incapacidades no serán reconocidas en los casos en que los             
actos o contratos han sido celebrados en El Salvador, sin                     
contravención a la ley salvadoreña y para tener efectos en su                 
territorio nacional.                                                          
                                                                              
      Segunda:  aplicable al Artículo 187, párrafo final:                     
                                                                              
      En caso de comunidad de bienes impuesta a los casados como ley          
personal por un Estado extranjero, sólo será reconocida en El                 
Salvador, si se confirma por contrato entre las partes interesadas,           
cumpliéndose todos los requisitos que la ley salvadoreña determina,           
o determine en lo futuro, con respecto a bienes situados en El                
Salvador.                                                                     
                                                                              
      Tercera:  especialmente aplicable a los Artículos 327, 328, y           
329:                                                                          
                                                                              
      No será admisible, en cuanto concierne a El Salvador, la                
jurisdicción de jueces o tribunales extranjeros en los juicios y              
diligencias sucesorales y en los concursos de acreedores y quiebra            
en todos los casos en que afecten bienes inmuebles situados en El             
Salvador.                                                                     
                                                                              
Cuarta:  No renuncia la República de El Salvador a su potestad                
legislativa para dictar en lo futuro leyes o disposiciones que                
creyere convenientes sobre las materias de Derecho Internacional              
Privado que contiene el "Código Bustamente"; y                                
                                                                              
      Quinta:  Estima que la Convención de Derecho Internacional              
Privado es un cuerpo de doctrina jurídica de gran valor en                    
jurisprudencia, pero que carece de la eficacia suficiente hasta el            
momento actual, para prevalecer sobre los términos expresados de la           
ley salvadoreña en todo aquello en que ese cuerpo de doctrina las             
contraríe o modifique.                                                        
                                                                              
      Esta aprobación no restringe la potestad legislativa de El              
Salvador para dictar en lo futuro las leyes o disposiciones que               
creyere convenientes sobre las materias de Derecho Internacional              
Privado que contiene el "Código Bustamente"; y                                
                                                                              
      En el caso en que las doctrinas jurídicas que contiene la               
Convención de referencia, contraríen o restrinjan en alguna forma             
las leyes de El Salvador, no prevalecerán sobre dichas leyes.                 
                                                                              
g.    Haití:                                                                  
                                                                              
      (Reservas hechas al ratificar la Convención)                            
                                                                              
      Con reservas en cuanto a los Artículos 383, 385, 386, y 387 de          
dicho Código.                                                                 
                                                                              
h.    República Dominicana:                                                   
                                                                              
      (Reservas hechas al ratificar la Convención)                            
                                                                              
      Esta Convención ha sido aprobada con las reservas hechas por            
los Delegados de la República a la Sexta Conferencia Internacional            
Americana.                                                                    
                                                                              
i.    Venezuela:                                                              
                                                                              
      (Reservas hechas al ratificar la Convención)                            
                                                                              
      Venezuela se reserva la aceptación de los artículos 16, 17,             
18, 24, 35, 39, 43, 44, 49, 50, 57, 58, 62, 64, 65, 67, 70, 74, 87,           
88, 139, 144, 157, 174, 247, 248, 301, 324, 348, 360, 378, y desde            
el 423 hasta el 435.                                                          
                                                                              
      Como en Venezuela no existe la prisión perpetua, queda hecha            
la salvedad relativa a este punto.                                            
                                                                              
                                                                              
                                                                              
                  Reserva hecha al aprobarse la Convención                    
                                                                              
      Estados Unidos:                                                         
                                                                              
       Siente mucho no poder aprobar desde ahora el Código del                
doctor Bustamante, pues dada la Constitución de los Estados Unidos            
de América, las relaciones de los Estados miembros de la Unión                
Federal y las atribuciones y poderes del Gobierno Federal, se les             
hace difícil.  El Gobierno de los Estados Unidos de América mantiene          
firme la idea de no desligarse de la América latina, por lo que, de           
acuerdo con el artículo sexto de la Convención, que permite a cada            
Gobierno adherirse más tarde, harán uso del privilegio de ese                 
artículo a fin de que, después de examinar cuidadosamente el Código           
en todas sus estipulaciones, puedan adherirse por lo menos a gran             
parte del mismo. Por estas razones la Delegación de los Estados               
Unidos de América se reserva su voto en la esperanza de poder                 
adherirse, como ha dicho, en parte o en una parte considerable de             
sus estipulaciones.

  TEXTO DEL TRATADO